viernes, 18 de junio de 2010

Walt Whitman



No dejes de soñar

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras
y las poesías sí pueden cambiar el mundo.

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.

La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos enseña,
nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.

Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tú puedes aportar una estrofa.

No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente, sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida.
La sociedad de hoy somos nosotros
Los "poetas vivos".
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas …..

Nacido en Long Island (Nueva York) el 31 de mayo de 1819. fue un poeta, ensayista, periodista y humanista estadounidense. Su trabajo se inscribe en la transición entre el Trascendentalismo y el Realismo, incorporando ambos movimientos a su obra. Su influencia ha sido amplia, siendo tenido como el padre de la moderna poesía americana
Su obra maestra, Hojas de hierba, fue publicada en 1855, costeada por él mismo. El libro fue una tentativa de tender los brazos hacia el ciudadano común con una épica americana. La obra fue siendo revisada y expandida durante el resto de su vida, siendo publicada la edición definitiva en 1892. Luego de un derrame al final de su vida se movió a Camden, Nueva Jersey, donde su salud declinó. Murió a los 72 años, el 26 de marzo de 1892.
Al inicio de su carrera, también produjo una novela, Franklin Evans (1842).
Otras obras destacadas de Whitman : Hojas de hierba (1855), Perspectivas democráticas (1871), Franklin Evans (1842), Días ejemplares (1882).

1 comentario:

Nardo Rojo. dijo...

Muchas gracias Osvaldo por publicar sobre este poeta. Me gustaría que siguieras aportando sobre él.
Que sigas con la Revista, pues hay seguidores de letras... que seguimos a los poetas que dejaron sus huellas para que las reencontremos en un tiempo y lugar singular.
Un abrazo.
Marta de Toro.