lunes, 18 de junio de 2018

Nº 84 - Invierno 2018

Teresa Avila

La imagen puede contener: 2 personas, incluido Teresa Avila, personas sonriendo, bebida

Cacique Sitón  2018

Insomnio

Mientras la injusticia ronde
Mordiendo la faz de la tierra
Mientras la impunidad habite
Feroz, salvaje como fiera,
Mientras la villa crezca
Y la miseria toque
Cada día en una nueva puerta,
No podré dormir en paz,
Sufriré de insomnio en la conciencia…
Mientras que cada noche a un niño
El hambre aguijonea,
Mientras en un hospital
Un ser en soledad se muera,
Mientras que en un hogar de ancianos
reine el olvido y la tristeza,
no podré conciliar el sueño,
no podré calmar esta dolencia.
Mientras los poderosos se disputen
en su horroroso banquete nuestras vidas,
Mientras existan las heridas
Y no se pueda hallar a quien las cure,
No podré dormir en paz mientras perdure.
En ésta instancia en que el mundo
Está al  revés, ya desquiciado,
No recupere sus valores olvidados
Perdidos en la tormenta del  oprobio,
No podré dormir, sufrirán mis ojos
Este tremendo y doloroso insomnio.
No he perdido del todo la esperanza
Y a pesar de que el mundo sigue
Girando en su órbita agitada
Todavía me siento esperanzada
Mientras una mano se tienda
Y alguien acaricie alguna llaga,
Mientras un corazón se apriete
Reflejado en un niño y su mirada,
Tendré seguramente alguna chance
De poder al fin hallar la calma,
Podré así tener certeza
De que el insomnio pierda la batalla.

estan...

Están los que usan siempre la misma ropa,
los que llevan amuletos,
los que hacen promesas,
Los que imploran mirando al cielo,
los que creen en supersticiones...

Pero también están los que siguen
corriendo cuando les tiemblan las piernas,
los que siguen jugando cuando se les acaba el aire,
los que siguen luchando cuando todo parece perdido,

Como si cada vez fuera la última vez,
convencidos de que la vida misma es un desafío.
Sufren pero no se quejan, porque saben que el dolor pasa,
el sudor se seca, el cansancio termina.

Pero hay algo que nunca desaparecerá:

"La satisfacción de haberlo logrado"

En sus cuerpos hay la misma cantidad de músculos,
y en nuestras venas corre la misma sangre.

Lo que nos hace diferentes es nuestro Espíritu,
Nuestra determinación por llegar a la cima,
Una cima a la que no se llega superando a los demás,
sino superándose a Uno Mismo.

 Poeta.
Presidente  AMA  (Amèrica Madre) - Filial Rìo III.
Rìo III (Còrdoba) Argentina

Leyendas Argentinas 

Resultado de imagen para huampi

Huampi
El gobernador de varias tribus era un feroz cazador que no apreciaba a los animales, no respetaba las crías ni a las hembras preñadas, y por su culpa la zona se iba despoblando, quedando empobrecida la fauna del lugar.

Una mañana fue a cazar y se encontró por los caminos a Llastay, dios protector de las Aves. Este estaba muy enfadado por el afán desmesurado del gobernador de asesinar sin control ni piedad a sus criaturas y, sobre todo, por la falta de respeto hacia lo que la Madre Tierra proporciona para beneficio de todos los mortales. El dios le avisó de un gran castigo si mantenía su actitud destructora.

El cazador se asustó con dicha amenaza pero al poco tiempo reincidió. Así, la Madre Tierra se transformó en persona y le habló para decirle que si seguía matando le castigaría con la escasez, tanto de alimentos para comer, como de pieles para protegerse de los rigores invernales. Cuando desapareció la Madre Tierra, un fuerte huracán llamado Huampi se levantó en todos los dominios que no respetó el malvado cazador. Desde entonces sopla el viento por los valles andinos y una voz humana recuerda el castigo al cazador cruel pidiendo compasión con los animales y respeto a las leyes de la caza.

(Leyenda guaraní)

Julio Cortàzar


Resultado de imagen para julio cortazar

Instrucciones para dar Cuerda al Reloj

Allá al fondo está la muerte, pero no tenga miedo. Sujete el reloj con una mano, tome con dos dedos la llave de la cuerda, remóntela suavemente. Ahora se abre otro plazo, los árboles despliegan sus hojas, las barcas corren regatas, el tiempo como un abanico se va llenando de sí mismo y de él brotan el aire, las brisas de la tierra, la sombra de una mujer, el perfume del pan. ¿Qué más quiere, qué más quiere? Atelo pronto a su muñeca, déjelo latir en libertad, imítelo anhelante. El miedo herrumbra las áncoras, cada cosa que pudo alcanzarse y fue olvidada va corroyendo las venas del reloj, gangrenando la fría sangre de sus rubíes. Y allá en el fondo está la muerte si no corremos y llegamos antes y comprendemos que ya no importa.

Conservación de los recuerdos

Los famas para conservar sus recuerdos proceden a embalsamarlos en la siguiente forma: luego de fijado el recuerdo con pelos y señales, lo envuelven de pies a cabeza en una sábana negra y lo colocan parado contra la pared de la sala, con un cartelito que dice: "Excursión a Quilmes", o: "Frank Sinatra".

Los cronopios, en cambio, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: "No vayas a lastimarte", y también: "Cuidado con los escalones". Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras que en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean. Los vecinos se quejan siempres de los cronopios, y los famas mueven la cabeza comprensivamente y van a ver si las etiquetas están todas en su sitio.

La tristeza del cronopio

A la salida del Luna Park un cronopio advierte que su reloj atrasa, que su reloj atrasa, que su reloj.

Tristeza del cronopio frente a una multitud de famas que remonta Corrientes a las once y veinte y él, objeto verde y húmedo, marcha a las once y cuarto.

Meditación del cronopio: "Es tarde, pero menos tarde para mi que para los famas, para los famas es cinco minutos más tarde, llegarán a sus casas más tarde, se acostarán más tarde.

Yo tengo un reloj con menos vida, con menos casa y menos acostarme, yo soy un cronopio desdichado y húmedo".

Mientras toma café en el Richmond de Florida, moja el cronopio una tostada con sus lágrimas naturales.


Ixelles, Bélgica, 26 de agosto de 1914-París, 12 de febrero de 1984
fue un escritor, traductor e intelectual argentino. Optó por la nacionalidad francesa en 1981, en protesta contra el régimen militar argentino.
Es considerado uno de los autores más innovadores y originales de su tiempo, maestro del relato corto, la prosa poética y la narración breve en general, y creador de importantes novelas que inauguraron una nueva forma de hacer literatura en el mundo hispano, rompiendo los moldes clásicos mediante narraciones que escapan de la linealidad temporal. Debido a que los contenidos de su obra transitan en la frontera entre lo real y lo fantástico, suele ser puesto en relación con el realismo mágico e incluso con el surrealismo.3​
Vivió tanto la infancia como la adolescencia e incipiente madurez en Argentina y, desde la década de 1950, en Europa. Residió en Italia, España, Suiza y Francia, país donde se estableció en 1951 y en el que ambientó algunas de sus obras.
Además de escritor, fue también un reconocido traductor, oficio que desempeñó, entre otros, para la Unesco.
Publicò: Rayuela, Casa tomada, Bestiario, Todos los fuegos el fuego Final del juego, Octaedro, Libro de Manuel, Papeles 

Lucìa Gris

La imagen puede contener: Lucía Gris, sentada, mesa e interior

I

Algunas constelaciones me recuerdan a mi padre,
el cielo siempre es su firma de barcos y velas en el mar que nunca cae.
Pero él era de tierra sin puertos,
y las noches de verano nacen del sol quebrando la siesta,
surgen como pequeñas luciérnagas en el campo.
Son ayer,
los días de todo lo lejano,
un molde de juegos en las manos,
el barro amasando el corazón.
Y la ternura
fue venda y abrazo,
miedo a la estrella que brinda los deseos.

II

Un cielo bicolor que habla de futuros,
lo beben tus ojos,
y el agua nada tiene de mi cuerpo,
ni se parece a la que nos tocaba en la lluvia, pero avanzaba tan despacio,
completa de noches,
masticando las nubes por la sequía de mañana,
aguarda lo que nunca llega y siempre pasa. En la tarde
el río serpentea tu boca,
como el cauce de otras risas.

Poeta, docente.
Publicò: Atàvico (poemas), junto a su mamà, la poeta y escritora Susana Lobo Mayorga y Juan Carlos Aviñò.
Sus trabajos integran antologías en nuestro país y Mèxico.
Rìo Ceballos (Còrdoba). Argentina.


Libros


Denario y otros poemas (poesìa), de Marcelina Pèrez De Haro. San Miguel de Tucumàn (Tucumàn) . Argentina
42 pàginas. 21 x 14 cm. ISBN 978-987-3844-47-8.
Pròlogo: Libertad Pèrez de Haro
Comentario de contratapa: prof.Alejandra Burzac Saenz..
Ed. Trascendernoa. . San Miguel de Tucumàn (Tucumàn). Argentina.
2017.

Anuncio

Un poema …
Me ronda un poema …
Quiero escribir un poema
Un poema de esos, qué …
de esos me gustan y suenan
de esos que gustan, que suenan y llevan…
al cobijarte en el “Decimo” Círculo del Dante como
diadema.
Como diadema de algo incierto en la arena.
En la arena de una tarde, una mañana serena.
Una mañana serena, porque en la noche uno lo
recuerda
uno recuerda lo vivido y lo que queda.
Lo que queda por vivir en esta hoguera,
hoguera de Gracia, de Gloria, de pasión y espera.
De espera,  de tenerte que sentir lo que quisiera.
Lo que quisiera ahora y en la postrera
en la postrera manifestación de mi ser y mi ceguera.
Mi ceguera de no ver lo que fuera,
será y lo que es, y lo que es…
El Misterio del Ser.

                                                    pàg. 11

El ser que me sustenta

En lo universal y cósmico
está el interrogante mío.
Inerte , inquieta, esbelta, oteante
taciturna mi alma deambula,
el mundo es mío,
el Cósmico espacio que me cobija
y me sostiene como en un hilo.
Nada me rodea, mi esencia
permanece, ya aquí y allá
y en la mente de Dios me configura.
Soy una criatura
más de tantas, pero soy
yo misma.

                                     pág. 13

Geometría infinita

He estado parada
en la “cintura cósmica”.
He juntado migajas
de tu tiempo que …
No es mi tiempo
ni el tiempo de tantos.
He visto volver a las gaviotas.
He conocido la libertad.
He aprendido a valorar
lo que me pertenece.
Y he contemplado
un ciclo concéntrico
que nos contenía.
Y allì estabas.
Te vì llorar,
reir,
danzar con la plenitud
de un semi - Dios.
Eras la razón el todo
y la nada.

                       pàg. 27


Marcelina Pèrez de Haro.
Naciò en el Departamento de Anta (Salta), reside en San Miguel de Tucumàn (Tucumàn) Argentina. Poeta, escritora, Licenciada en Letras
Publicò: Curuzù, la  trascendencia  de un elegido

Osvaldo Pettinicchio

La imagen puede contener: una o varias personas y gafas

El día

Despertó en aquel Domingo transgresor
de Luna y nube
y pensó que aún no había nacido.
Se calzó sus  lentes pequeños,
antiguos como su origen  y
camino desnudo.
Desnudo de la cantata cotidiana
que te pone la existencia.

Luego  la nieve, 
donde los pájaros no abundan.
Donde solo algún cuervo demorado
por su presa, lo mira,
desgarrando epílogos de vida .
Sus pies hierven de frio,
enmudecidos de movimiento alguno.
Allí, confirmó que aun no había nacido.

Las paredes de hielo de
una cumbre eterna,
de un blanco casi monosílabo,
manoseado de grises
y marrones de montaña
conmovieron sus ojos
fruto rojo oscuro y
brotaron sus lágrimas de miel
sobre la tierra.


Las manos acariciaron por fin
sentencias de luz y cielo,
sobre un pentagrama con notas
de sonidos de árboles y ventiscas,
de alambrados brillantes
como cuerdas de guitarra.
Nace el Día…


Conversaciones

(dedicado a Juan Gelman – Escritor Argentino.)

No te mereces que mencione
una sola palabra,
que adjetive la noche con estrellas
que alguna vez no pudiste ver
cuando un techo
orinado de angustia era
tu único cielo.

Cuando la única carrera de la noche
era mirar donde pisabas,
donde el cielo no quiso ser testigo.
Un cielo invertido en manchas
ya secas de sangre
de alguna muerte antigua.
Del sudor injusto de la pena
y la distancia.  Del ruido ensordecedor del alma. Todo junto.

Me hago a un costado y
veo la realidad
acompañada de vigilias.
Con voces extrañas, hasta confusas.
Calles grises.
Mi lengua, entabliya palabras
que no quieren significar
para dejar que tu corazón
vierta su poción de encierro.

Ojos llenos de mares que
siempre han separado.
¡Y no me hables de distancias,
ni de ausencias!.
Manos, que, desde tu lugar
siguen buscando los despojos
de libertad que va quedando
para llevarla a la victoria.

Caminé
por cada uno de tus versos.
Y digo versos porque
me detuve en el detalle.
Me escondí en tus exilios. De Roma,
de París. En realidad, buscando el mío,
que quedó cifrado
en aquel “aquí mismo”.
En la inmovilidad del momento,
en la oscuridad que trasuntó los días.

¡Solo te encontré a vos!. Y
fue necesario para sacar,
después de mucho tiempo,
por ejemplo,
aquellos “idus de Abril del ´77”
en que se me negó la luz y la ley,
hasta el mismo encuentro
con la muerte. Que quiso
que aún permaneciera.

Este silencio que se lleva las palabras,
este monologo de dos, porque
es como si te escuchara,
trepa al viento de ese, tu idioma,
que a veces intento entender
y que casi siempre
debo aprehender.

Para buscarte, me clave
en tu mirada llena de caminos,
de atajos de aquí, de allá…      

Poeta, escritor,
Vive en San Vicente (Buenos Aires). Argentina.
Publicò: La Vida, como la voy viviendo... (poemas); Así…como un alma buscando Ser” (poesía y narrativa).

Ciro Pertusi
Resultado de imagen para ciro pertusi

Letras en el Rock Argentino

Indios Kilme

Llegaron pensando en apoderarse
del valle calchaquí
y pasaron más de un siglo
en medio de una guerra sin fin.

lndios Kilme resistieron
130 años con valor,
los guardianes de la tierra
contra el colonizador.

Desterrados de su dios,
su creencia natural,
los fueron extinguiendo
con torturas y maldad.

Obligados a marchar
desde el valle a la ciudad,
vencidos de hambre y sed,
pero en combate jamás.

Mujeres con hijos
se arrojaron al vacío sin duda
para no ser sometidas
y su raza pura preservar.

Indios Kilme infinitos
cada noche vuelven a brillar,
reencarnados en estrellas,
desde el cielo nos verán.

Desterrados de su dios,
su creencia natural,
los fueron extinguiendo
con torturas y maldad.

(del CD: Jauria - 2010)

Intèrprete: Jaurìa


Horacio Demiàn Pertusi más conocido como Ciro Pertusi, nació en Bahìa Blanca (Bs As) Argentina. Es un músico, compositor, poeta y líder de la banda de punk rock Jauría1​ Es conocido por haber sido líder y voz de Attaque 77 desde 1987 hasta su alejamiento a fines de 2008.2​ Desde 2010 forma parte de Jauría

José Uriel Sardón Meneses


Espíritu tutelar de Machu Picchu

Esta noche
he taladrado un túnel para buscarte
En la quietud y el mutismo del valle
subo mil escalas
camino
camino largo
El cielo
Ceniza fría
Llamo ¿A quién llamo?
Algo mío de ayer siento bogar por este laberinto de callejas
Allí
apoyado en los muros de la eternidad
te hiciste piedra con fulgor de estrellas.
Allí
donde las montañas se repliegan
tocadas por el océano envolvente del cielo
te he visto clavado por los cuatro vientos
sin protestas
sin quejidos
sin lágrimas.
Me has abierto tus llagas
y me he bañado en la linfa de tus penas.
Has llenado de vida mi cansancio amarillo
me has purificado con tu nieve eterna.
La magia de la noche me ha llevado a ti
y me hice poeta con los celajes de la tarde
mis versos son alondras cantando el misterio.

Allí estas
tu
crucificado

Con tu silencio glacial
tu desdén de hielo.

¡Niños de América, id a buscarlo!

 Poeta.
Nació en Ilave, delicioso pueblito cercano a la ciudad de Puno, en la alta cordillera peruana. Desde hace muchos años, está radicado en Córdoba Capital (Argentina).
Publicó : "Cumbes y abismos", "Comarcas sin abrigos", "Del amor"

1 comentario:

Unknown dijo...

Me gusta.
Tiene raíz y cielo.Rostros y universo.

No sabía de su existencia. Espero la proxima